domingo, 10 de abril de 2016

Jugar al bingo para aprender matemáticas



¿Habéis probado a jugar al bingo en casa? La verdad que es un juego que parece pertenecer más a otra época, todavía recuerdo aquellas tardes en casa que jugábamos toda la familia, desde los más pequeños hasta los abuelos, entre risas, líneas y algún dinerillo que caía del bolsillo de los abuelos.
Bueno pues lo he rescatado, y ahora voy a sugerir varias formas de jugar, todas útiles para que los niños aprendan los números, los localicen, manejen el orden, e incluso la descomposición por suma.


Fuente: Flickr


La estrategia base del juego es la misma siempre, el juego variará dependiendo del formato de los cartones y de la cuantía de los números.
Cada niño tendrá su cartón, y la posición correspondiente al que "lleva el juego" irá variando a lo largo de los turnos, de esta manera, los niños aprenderán también a leer los números.

Vamos a pensar en el juego para los más pequeños de la casa, trabajaremos con números hasta el 20, dos opciones para los cartones:
1. Les damos la cuadrícula y los niños tendrán que colocar sus seis números de manera ordenada -por filas-.
A modo de la imagen,
De esta manera, están aprendiendo a ordenar los números y la grafía.
2. Podemos también fabricar nuestras propias tarjetas, y hacerlas de mayor tamaño, incluyendo casillas de color, de manera que no sea tan sencilla la localización respecto al orden,
Y varias opciones para el juego, será conveniente que se ponga como norma que no se podrá hablar durante la partida.

3. Las bolas tienen solamente números: el que conduce la partida irá diciendo los números según se obtienen los niños irán poniendo una ficha -podemos utilizar legumbres- sobre el cartón según su número aparezca, la partida terminará cuando alguien compelte todos sus números.

4. Las bolas tienen números y signos, por ejemplo, incorporamos la suma. En este caso, si los cartones son hasta el 20, las bolas podrán ser del 0 al 10.
Habrá dos bolsas para sacar las bolas, una con los signos, que se sacará primero.
Otra con las bolas, de la que se sacarán dos, y el resultado será la suma de los números, que será el número que deben localizar en su cartón.
En esta forma de juego, pueden repetirse los resultados, pero si lo advertimos desde el comienzo no será un inconveniente, además así les servirá para ver que hay varias formas de conseguir el mismo número al sumar.

5. Esta forma de jugar puede tener otra versión y sería al revés, cuando sale un número de la bolsa, podemos marcar dos números sobre nuestro cartón, siguiendo la pauta dada por "los amigos", ¿qué significa?
Si el número que sale es el 10, unos niños podrán marcar en sus cartones el 1 y el 9; o el 2 y el 8; etc., es decir, dos números que sumen el resultado que se pide.
Para facilitar la comprobación, podemos hacerlo incorporando el color, es decir, los objetos que utilizamos para señalar deben ser de un color distinto cada vez que marco una pareja. Puedes ayudarte por ejemplo de tapones de plástico, o de diferentes tipos de legumbre.

¿Te animas a jugar con los peques al bingo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada