lunes, 16 de mayo de 2016

Las hadas... mi cuento de matemáticas

Hoy gracias a Rocío, me he acordado de mis hadas y su bosque, así que lo he sacado de su bolsa transparente donde están escondidas mientras no hay niños y os las voy a presentar,


Mi bosque llegó a casa un día cuando los niños eran más pequeños, y me parece una forma genial para explicar algunos de los conceptos que se tienen que aprender en el colegio a la vez que los niños imaginan, construyen y verbalizan un cuento. Era un juego, que la verdad no recuerdo cómo se llamaba, venía acompañado de un cartón cubierto de fieltro que era el bosque donde se generaban las historias.
La incorporación de los cuentos en la escuela es algo maravilloso, por "la alta motivación que provoca, la actitud positiva que genera y la mediación que ejerce en la comprensión" (Marín, 1999: 27).
Y, ¿qué podemos trabajar con los niños en casa mientras inventan sus cuentos?



Largo/corto

 El hada puede llegar a la casa del árbol por dos caminos, ¿cuál es más largo y cuál es más corto? 
Podéis ayudaros de unos trozos de lana para acompañar la historia.


Arriba/abajo

Mis hadas pueden volar, así que igual están arriba de las copas de los árboles que las encuentro abajo en el río bebiendo un poco de agua.

Formas

 Círculos, óvalos, cuadrados y triángulos, llenan el bosque; las casas de los pájaros, el interior de las flores, o incluso los vestidos de las hadas.


Grande/pequeño

Las flores nos pueden ayudar a colocar zonas en el bosque de grandes flores, y otras de pequeñas. Esto es importante que cuando empecemos no mezclemos unas cosas con otras, después ya sí.

Dentro/fuera

La mariquita tiene puntos, que están dentro de la parte roja, mientras que el caracol puede estar fuera del jardín. 



 
¿Te animas a construir tu bosque con tus niños?
Luego nos cuentas qué personajes le pones!

Referencias:
Marín, M.  (1999). El valor del cuento en la construcción de conceptos matemáticos. Números, (39), 27-38.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada