sábado, 6 de febrero de 2016

Mi niño ha empezado con los enteros

¿Pero qué es eso?
Alguno/a estaréis en ese momento, en el que niño llega y dice ¡no entiendo los enteros! Y ahí entra el momento crisis, ¿qué era eso? Entero, pues será todo ¿no?
Pues no, los enteros son esos numeritos que van después de los naturales y que llevan un signo delante. Seguro que si te hablo de los números rojos del banco, lo entiendes mejor, pues los del menos son esos, ¡los rojos!.
Ah!!! Aquello del más por menos es menos... pero en esto entramos otro día. Hoy vamos solo a presentar los enteros. Y lo voy a hacer con un juego de calle, creo que mi situación del fin de semana en una sala cerrada me condiciona a intentar hacer un juego al aire libre, y ¿qué necesitas?
Pues una tiza para dibujar en el suelo, o un palo si estás en la playa, y un dado -ahora se comercializan unos de un material blando- que pueden resultar geniales para jugar en la calle y si los llevas en el bolso no ocupan mucho.


Bueno, pues tenemos que hacer un dibujo en el suelo, más o menos con esta forma:


¿Cómo vamos a jugar? Primero te recuerdo, los números enteros tienen un orden, si yo te pregunto ¿qué es más pequeño 7 o -7? o de otra manera ¿qué es mejor que te dé 7 o que te los quite? -esta última pregunta habría que matizarla, pero ahora nos vale para que lo entiendas-.

Pues jugaremos primero solamente dándonos un paseito por el dibujo de forma ordenada, para arriba, para abajo, saltando de uno en uno, o de dos en dos, ...

Una vez que tengan el orden más o menos claro, incorporamos el dado. Salimos de -7, y lanzamos, por ejemplo, sale 5 pues avanzamos 5 en sentido de las flechas, estaremos en -2. Si ahora lanzamos el dado y sale 3, nos posicionaríamos en 1.
Poco a poco, no solo vamos trabajando el orden, y la diferenciación de positivos y negativos, sino también estamos trabajando las operaciones.
Vamos a avanzar con el juego, ahora uno de los dados vamos a cambiarlo, y con unas pegatinas tapamos tres caras con un más, y otras tres con un menos. Y repetimos lo anterior, pero ahora en la tirada, tiramos los dos.
Salimos de -7, y lanzamos, por ejemplo, sale 4 y positivo, pues avanzamos 4 en sentido de las flechas, estaremos en -3. Si ahora lanzamos el dado y sale 2 y más, nos posicionaríamos en -1; y si sale 2 y menos, nos posicionaríamos en -5. ¿Qué pasa cuando haya operaciones que nos dé como resultado un número que no está en el tablero, es decir que no podemos avanzar porque llegamos a los bordes? Pues nos quedaremos quietos y en la casilla que estemos y perderemos un turno.

Ganará el primero que llegue al 7.

Este juego, que trabajado al aire libre puede además hacernos disfrutar de espacios exteriores, y permite que el niño se mueva puede trasladarse a casa, ¡si llueve por ejemplo! y dibujaríamos el tablero sobre un folio, y cambiaríamos los movimientos de los niños por un garbanzo por ejemplo.

¿Lo intentas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada